Seguridad en Internet y telefonía

PARA MAYOR SEGURIDAD EN INTERNET Y TELEFONÍA...

  • No abrir mensajes de correo, de origen desconocido. Eliminarlo, directamente.
  • No ejecutar ningún archivo adjunto que venga con mensajes sugerentes.
  • Adopte las medidas necesarias, cuando le ofrecen regalos sustanciosos y, para recibirlos, tiene que llamar por teléfono a prefijos 806.
  • No facilitar la dirección electrónica con demasiada ligereza.
  • A ser posible, envíe sus mensajes cifrados.
  • No facilitar datos personales si no existe una completa seguridad sobre quién los va a recibir. No facilitar más datos personales que los necesarios.
  • Exigir, siempre, conexiones seguras.
  • Comprobar los certificados de seguridad, en páginas que requieren datos personales. Utilizar un buen producto antivirus y actualizarlo, frecuentemente.
  • Extremar la precaución en los archivos que reciben en sesiones de chat.
  • Control de las facturas, para vigilar si el gasto facturado se corresponde con las comunicaciones realizadas.
  • No marcar en el teléfono propio ningún numero a requerimiento de un "supuesto servicio técnico” ya que se puede convertir nuestra línea en una especie de emisora de todas las llamadas que hagan ellos.
  • Ante posibles sustracciones, tenga precaución con la correspondencia procedente de bancos y operadoras telefónicas para que, en caso de no recibir información puntual sobre consumos, ponerlo en conocimiento de la compañía, solicitando un duplicado y advirtiendo de lo sucedido.
  • No facilitar los números de teléfono, tanto fijo como móvil, a personas desconocidas que los soliciten, bajo cualquier pretexto, ya que se han detectado casos en los que, sólo, intentan conocer las características de las línea para posibles desviaciones.
  • En el caso de tener contratada la modalidad de llamada a tres , extremar las precauciones, ya que, con un programa informático, se puede rastrear la línea y producirse una intrusión a ella, para realizar llamadas internacionales, con cargo al titular del teléfono.

MEDIDAS A ADOPTAR POR LOS PADRES, RESPECTO DE SUS HIJOS.

  1. Hay que establecer unas reglas de uso y sus consecuencias. Adaptar sus horarios escolares y de estudio a la utilización de ordenadores.
  2. Controlar los tiempos de uso.
  3. Enseñarles a no solicitar productos sin aprobación familiar.
  4. Ayudarles, en la medida de lo posible, a realizar sus trabajos, estudios, búsquedas, etc.
  5. Motivarlo para que realice sus propias búsquedas sobre temas de interés, tanto para sus trabajos escolares como para la propia familia.
  6. Comentarles los efectos perjudiciales y beneficiosos que causa la intimidad al hacer uso de la red.
  7. Hablarles de los peligros del chat, donde se pueden confundir, al chatear, con supuestos amigos que no resultan tales, prestando especial atención a los contenidos sexuales.
  8. Hacer comprobaciones periódicas sobre el uso que los hijos hacen del ordenador y, sobre todo, de la red.
  9. Educar a los hijos sobre las consecuencias de romper las leyes.
  10. Dedicar especial atención a los juegos que los hijos suelen recibir, intercambiar o copiar. No todos son divertidos, los hay peligrosos y violentos.
  11. Intercambiar conocimientos con los hijos sobre novedades informáticas.
  12. Animar a los adolescentes que muestran un determinado interés por la informática a compartir esos conocimientos con otros hermanos, familiares, amigos, etc.
  13. Revisar los contenidos que puedan ser perjudiciales para su educación y desarrollo (temas pornográficos, violentos, racistas, etc.)
  14. Valorar la posibilidad de instalar filtros y programas de control para acceso a determinadas actividades.